Acerca de YokaYoga

Namasté! mi alma saluda tu alma. Mi historia con el yoga inició en el año 2018 cuando tuve que replantear toda mi vida después de haber tocado fondo. Ese mismo año había participado en una ceremonia de medicina ancestral en Colombia. Sentí que mi consciencia estaba despertando desde ese día y empecé con la búsqueda de respuestas para vivir con propósito.He comprendido muchas cosas de la vida y sobre quien soy. Gracias a la sabiduría divina, los libros de desarrollo personal y el yoga.

De profesión elegí la odontología, pero por tuve que pausarla porque mi padre ya no podía pagarla. sin embargo esa pausa en mi vida me dio la oportunidad de encontrarme a mi misma y sanar mi ser. Durante ese periodo de pausa le di vida a mi producto orgánico para eliminar los vellos corporales con azúcar templada (un regalo de la madre tierra) que comparto con otras chicas.  

Cuando empecé a practicar yoga, era solo yo en casa con YouTube y una toalla en el piso. Muchas poses eran retadoras para mi. Luego de cada práctica me quedaba acostada en el piso para explorar mi cuerpo, y así fue que un día mi consciencia me mostró que tenía un nudo en el abdomen, sentía una gran bola a nivel del ombligo que me dolía solo cuando la tocaba. Sin embargo, no fui al médico, solo hacía lo que me indicaba la consciencia. Aunque ahora comprendo que, así como nos enfermamos, del mismo modo nos podemos sanar.

 Con la conciencia plena, los masajes abdominales y los ejercicios hipopresivos me liberé de ese mal físico que bloqueaba mi fuerza de seguir adelante. Ese bloqueo venía de años de maltratos, de ira acumulada, sentimiento de victima e intento de suicidio. Después de mucho practicar, meditar, leer y orar, llegó la pandemia y fue desde ese entonces que mi vida empezó a mejorar. Comencé a vivir en paz y amor. 

Recibí mi kit de yoga y seguí avanzando en mi práctica, así como, en mi vida y los proyectos personales. En el año 2022 decidí certificarme haciendo caso nuevamente a la consciencia, me inscribí en una escuela internacional llamada karuna. Con la intención de poder compartir el yoga desde lo aprendido y mi experiencia. Para así apoyar a otros en encontrarse con ellos mismos, sanando sus heridas y traumas. Para así, vivir una vida plena a nivel físico, mental y espiritual, como lo hago con mi persona. 

Los ángeles me guiaron para que entre tantas escuelas, yo me formara en yoga sensible al trauma con Sharon y su equipo. Que me ayudado a ofrecer espacios seguros, de amor y respeto para cada uno de los practicantes. Mientras tanto, tengo fe y sé que los seres de luz (ángeles) en conjunto con la conciencia universal (Dios) nos llevan a cada uno de nosotros a los lugares que requerimos para avanzar en el despertar de la consciencia planetaria y la evolución de la humanidad. Solo tenemos que dar el primer paso de querer ser nuestra mejor versión.